jueves, 27 de mayo de 2010

Pintado en la Pared No 30- La Crónica de Roland Pfefferkorn

Viva el feminismo

(publicada originalmente en el periódico La Marseillaise,
11 de marzo de 2010, traducida al castellano por Pintado en la Pared)

Cuarenta años después del inicio de la última gran ola de feminismo, puede palparse ahora los signos de una nueva toma de conciencia feminista en las jóvenes generaciones, debido a que las conquistas obtenidas por el movimiento de mujeres siguen siendo frágiles. Renacen publicaciones feministas como Osez le feminisme. Los manuales consagrados a las relaciones hombres-mujeres conocen un verdadero éxito, como es el caso de Féminins-Masculins. Sociologie du genre, de Christine Guionnet y Erik Neveu (Armand Colin, 2009) que está ya en su segunda edición. Una impresionante Nouvelle encyclopédie politique et historique des femmes (con más de 2000 páginas), dirigida por Christine Fauré, acaba de salir. Las revistas especializadas sobre género recogen cada vez más artículos escritos por jóvenes investigadoras. Y los temas abordados por la investigación feminista parecen interesar a un público cada vez más amplio.
El número 22 (2009) de Travail, Genre et sociétés (La Découverte), cuyo rico dossier está consagrado a las « Domésticas de aquí y otras partes », publica una entrevista apasionante con una de las pioneras de la sociología de las mujeres: Andrée Michel. Nouvelles Questions Féministes (Editions Antipodes), libro con dos volúmenes novedosos consagrados a las relaciones entre el derecho y el feminismo: n° 2, 2009 y n° 1, 2010. El último número de los Cahiers du genre (L’Harmattan) está concentrado en las ambigüedades y contradicciones del trabajo mixto en las empresas. Los autores muestran el beneficio que la dirección de una empresa puede obtener del éxito profesional de las mujeres, algo que puede constituir una nueva forma de dominación.
La ex-periodista Martina Storti nos presenta un bello retorno sobre la segunda parte de la « revolución feminista » de los años 1969-1976, publicando nuevamente y poniendo en perspectiva los artículos que ella había redactado entre 1974 y 1979 para el periódico Libération (Je suis une femme, pourquoi pas vous?, Michel de Maule, 2010). Las nuevas generaciones de mujeres, aquellas que tienen 20 o 30 años hoy, pueden inspirarse en estos artículos para sus combates actuales. Sus vívidos relatos cuentan los conflictos y debates de esos años tumultuosos que contribuyeron ampliamente a los cambios reales, pero frágiles y parciales, en las relaciones sociales de sexo. Allí se hallan ecos de las luchas por la igualdad en el trabajo, contra la violación o por el aborto. Aquella era la época en que lo privado se volvió un asunto político. Eric Fassin precisa y radicaliza este gran descubrimiento de los años feministas mostrando justamente que el sexo es un tema de debate político: Le sexe politique. Genre et sexualité au miroir transatlantique, Editions de l’Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, 2009.
Aunque los hombres han sido regularmente los más opuestos –o al menos reticentes al movimiento de liberación femenina- algunos precursores asumieron tempranamente, al menos de manera parcial, este combate por la emancipación; se piensa, entonces, en Friedrich Engels o August Bebel, en el sociólogo y filósofo Georg Simmel o en los pioneros británicos presentados en la obra de Martine Monacelli y Michel Prum, Ces hommes qui épousèrent la cause des femmes (Les éditions de l’Atelier, 2010).
Destaquemos tambien el libro colectivo Chemins de l’émancipation et rapports sociaux de sexe (La Dispute, 2009, que hemos dirigido junto a Philippe Cardon y Danièle Kergoat) que busca dar cuenta de las crecientes aspiraciones a la autonomía y la emancipación, así como de las lógicas de dominación que las obstaculizan en el conjunto de las relaciones sociales: de sexo, de clase, de etnia, de generación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores